¿Cómo mantener una parrilla a gas? - Proyectos Mantenciones y Reparaciones | Sodimac.com

¿Cómo mantener una parrilla a gas?


Las parrillas a gas son prácticas y fáciles de usar, tienen una vida útil muy larga, pero al comienzo de cada temporada hay que hacer una revisión general de su estado, y después de cada uso una buena limpieza.


Descarga el PDF de este proyecto aquí

Recomendación

Al finalizar el asado, apagar las brasas. En parrillas cubiertas esta tarea se hace muy fácil, pues basta con tapar la parrilla y el fuego se ahoga solo. En caso contrario traspasarlas con una pala, de a pocas unidades, a un balde metálico con tapa, que al cerrarlo cumplirá la misma función, o a un recipiente metálico con agua y hielo.

Parrilla a gas

Colocar el balón de gas sobre una base horizontal plana, junto a la parrilla y lejos de cualquier material inflamable. La longitud de la manguera conectora no deberá exceder de 1,5 m. 

Examinar la manguera y asegurarse que no quede torcida o muy tensa. Deberá colgar libremente, sin curvas, dobleces ni rizos que obstruyan el flujo libre del gas. Si está dañada, sustituirla por una nueva, diseñada para gas propano.

Antes de proceder al cambio de cilindro de gas, confirmar que se encuentre cerrado el paso del gas y que no haya fuentes de ignición cerca (cigarrillos, llama abierta, chispas, etc.).

Al momento de empezar a funcionar, algunas partes del asador se calentarán mucho. Apartar del extremo con el cual se conecta, ningún otro sector de la manguera deberá quedar en contacto con piezas calientes del asador.

Paso 1 - Al poner en marcha la parrilla a gas

A comienzos de temporada, sacudir y limpiar bien el cuerpo de la parrilla.

Antes de usarla por primera vez, leer cuidadosamente las instrucciones del fabricante, familiarizarse con ellas y seguirlas. Aplicar un barniz ligero de aceite vegetal o de freír a la parrilla, el plato de cocinar y la plancha. A continuación encenderla, poner las perillas de control en posición "LOW" y dejar que la parrilla y la plancha se "curen" por 30 minutos.

No modificar ni alterar parte alguna del aparato, o la garantía de fábrica será anulada.

Si la parrilla tiene tapa, quitarla antes de encenderla.

Cuando el quemador funciona correctamente la llama se verá azul. Si luce amarilla, ajustar el tornillo de aireación en el cuello del quemador; girándolo hacia la izquierda, aumentará la intensidad azul, y a la derecha, la intensidad amarilla.

Los quemadores siempre se deben dejar calentar en posición "HIGH" por 3 a 5 minutos después de encender (para calentar la parrilla y la plancha).

Recomendación

Usar guantes mientras cocine o toque cualquier parte caliente del aparato. Nunca dejar su parrilla funcionando sin la vigilancia de una persona.

Después de usar la parrilla a gas

Paso 2 - Después de usar la parrilla a gas

Cortar el gas desde la perilla de control del artefacto y del regulador del cilindro después de cada uso.

Recomendación

Para limpiar y hacer desaparecer las manchas de la tabla de cortar carnes, esparcir sobre ésta un poco de sal y luego frotar con un trozo de limón.

A. Cómo limpiar y guardas las parrillas

Paso 1 - Para todas las parrillas

Cada vez que la use, retirar los restos de comida y grasa adheridos. Durante la temporada de uso continuo, hay quienes prefieren dejarle restos secos para que se desprendan al encender nuevamente el fuego; sin embargo, además de poco higiénico, los restos de grasa recalentados son tóxicos y dan gusto amargo a los nuevos alimentos.

Periódicamente limpiar las superficies de su parrilla, especialmente si dejará de usarla por algún tiempo. Lavar todos los accesorios en abundante agua jabonosa, secarlos bien y guardarlos en un lugar seco. Nunca lavarla mientras se encuentre caliente y nunca limpiar con limpiadores comerciales para hornos.

Paso 2 - Para parrillas a gas

Limpieza habitual: girar las perillas de control a posición "HI" y hacer funcionar la parrilla con la tapa cerrada durante 5 o 10 minutos o hasta que el humo se detenga. A continuación, girar la válvula del cilindro y las perillas de control hasta dejarlas en "OFF". Usando guantes protectores y un cepillo metálico de mango largo, limpiar las parrillas. Recordar que estarán calientes. 

Quemadores: asegurarse de que no haya obstrucción (escombros, insectos) en las perforaciones de los quemadores, la entrada de aire primaria, o el cuello de los quemadores. Utilizar un alambre para eliminar cualquiera obstrucción. Usar cepillo de alambre para quitar la corrosión de las superficies de los quemadores. 

Parrilla, Plato de cocinar y Plancha: limpiarlos con jabón y agua caliente. Secarlos completamente después de lavarlos. Usar escobilla de alambre para quitar la corrosión. Barnizar ligeramente con aceite vegetal o de freír para prevenir la corrosión.

Bandeja de goteo: cuando se impregne con grasa, cambiarla por una nueva capa de arena. Algunos modelos traen difusor de llamas en vez de piedras volcánicas y su bandeja.

Paso 3 - Para guardarla

Fuera de temporada es fundamental guardarlas limpias y mantenerlas en un lugar protegido.

Si su parrilla es transportable, escoger un lugar seco y cubrirla con una bolsa de plástico o lona, para resguardarla de la lluvia y el polvo.

Desconectar y almacenar el cilindro de gas al aire libre. 

Si va a guardarla por un periodo de tiempo largo, proteger los quemadores con papel de aluminio para prevenir que insectos o escombros obstruyan las salidas de gas. 

Cuando vuelva a usar su parrilla después de un período largo de almacenaje, seguir todas las recomendaciones de uso y mantenimiento. Volver a apretar todos los tornillos y tuercas que unen el cuerpo al armazón, pues a veces se aflojan con los cambios de temperatura.

¿Dudas con este proyecto? Escríbenos a hum@hagaloustedmismo.cl