Elige la mejor alternativa y disfruta del agua

a la temperatura que quieras

Cuando pensamos en calefaccionar el agua de nuestros hogares, debemos considerar qué vamos a utilizar.

Y de acuerdo a esto, podremos escoger entre un Calefón (a gas) o un Termo (a gas o eléctrico), ambas alternativas con características muy particulares y distintas entre sí. Para ayudarte en esta tarea, te entregamos toda la información que requieres para escoger la mejor alternativa y forma de encendido de acuerdo a las necesidades de tu hogar.

¿Qué factores debemos considerar para elegir la alternativa correcta?

  • La cantidad de integrantes de la familia.
  • El número de baños que posee la casa o departamento.
  • Necesidades de consumo máximo en un tiempo simultáneo (por ejemplo, si se necesita agua caliente al mismo tiempo en más de un lugar).
  • Presión de la red de agua. Todos los calefones tienen una presión mínima de encendido para que se encienda la llama piloto y empiece la combustión completa. Sin embargo, para que el calefón tenga un buen desempeño, es necesario que la presión de red sea superior a la presión mínima de encendido. Para todos los calefones, se recomienda que la presión dinámica de red sea de 1,2 bar o superior. Debajo de ese valor se recomienda el uso de termos.
  • ¿Por qué elegir un Calefón?

    Cuando hablamos de elegir y comprar el calefón apropiado para el hogar estamos frente a dudas e inquietudes, que surgen de acuerdo a las necesidades de quienes desean renovar u obtener por primera vez un calefón. Por ello, a través de esta guía queremos resolver todas las inquietudes que pueden surgir en tu decisión, donde muchas veces la inversión es alta pensando en la calidad y en el ahorro de energía.


    El calefón es un artefacto capaz de calentar el agua en forma prácticamente instantánea. Una vez encendido el piloto, basta con abrir la llave del agua caliente para que el proceso se inicie. Mediante la combustión de gas, se calientan los serpentines por donde circula el agua, que luego se distribuye en la red en el mismo momento de su consumo.

    Lo que debes saber antes de comprar un Calefón

    A la hora de pensar en un calefón se deben considerar importantes aspectos como el tipo de gas, el litraje según la necesidad de agua y el tipo de encendido. Por eso mismo, a la hora de elegir el tuyo, trata de responder las siguientes preguntas para resolver tus inquietudes y realices la mejor compra:

    ¿Cuál es el tipo de gas que tienes en casa?

    Comienza verificando el tipo de gas a utilizar, así podrás elegir un calefón adecuado a las conexiones que tienes en tu hogar. Gas licuado o gas natural.

    ¿Cuántas llaves abrirás simultáneamente?

    Define la eficiencia que debe tener el calefón considerando cuántos litros de agua debes calentar. Para eso mide la cantidad de llaves que deben entregar agua caliente en forma simultánea, así podrás definir el litraje requerido. Por ejemplo, si existen 2 baños ¿cuántas personas de tu familia se duchan en la mañana a la misma hora?

    Cantidad de artefactos que necesitas alimentar con agua caliente

  • Debes saber qué significa que el calefón sea de 5, 6, 7, 8, 11, 13, 14, 17 ó 18 litros.  Esto se refiere a la cantidad de litros de agua que es capaz de calentar en un minuto, a mayor litraje mayor cantidad de agua disponible.
  • Independiente de su litraje, todos los calefones cumplen exactamente la misma función: elevar la temperatura del agua 20ºC por sobre su temperatura inicial. Por ejemplo, si es invierno y el agua entra a 5ºC al calefón, éste elevará la temperatura hasta los 25ºC; y si es verano y la temperatura de entrada del agua es de 15ºC éste la elevará a 35ºC.
  • Para graficar el litraje de calefón según requerimientos, te invito a revisar el siguiente cuadro de acuerdo a tus propias necesidades:
  • ¿Qué tipo de encendido prefieres?

    Debes decidir la forma en que se activará el encendido de tu calefón, esto dependerá de la comodidad y el ahorro de gas que quieres conseguir. Cabe señalar que aún existe el encendido manual con fósforos, sin embargo, la tendencia son las sgtes:

  • Piezo eléctrico: Encendido manual con chispero, elimina el uso de fósforos. Se enciende el piloto con una simple pulsación sobre el botón de encendido piezoeléctrico.
  • Ionizado: Encendido automático con pilas, sin llama piloto permanente, lo cual lo convierte en un calefón con ahorro de gas.
  • Hidropower: Encendido automático. No necesita pilas gracias a su exclusiva microturbina, funciona sin llama piloto. Se enciende y se apaga con sólo abrir o cerrar la llave del agua caliente, permitiendo ahorrar hasta 105 kilos de gas al año.
  • Cuadro comparativo de encendidos.

    ¿Tu calefón actual es de Tiro Natural o Tiro Forzado?

  • Tiro natural: Dependiendo de las necesidades de cada cliente existen calefones piezoeléctrico, ionizados e hidropower. En este caso, los gases se evacúan en forma natural por diferencia de temperatura.
  • Tiro forzado: Estos equipos incorporan un extractor de aire en su interior para asegurar la correcta evacuación de gases y monóxido de carbono hacia el exterior. Se usan principalmente para lugares pequeños o con poca ventilación, por ejemplo, en departamentos para resolver los problemas de sello rojo.
  • Los calefones de tiro forzado pueden ser con Cámara Abierta o Cámara Estanca:

  • Cámara Abierta: El oxígeno necesario para realizar la combustión es consumido desde el medio ambiente en donde se encuentra el calefón. En este caso, el monóxido y los gases son expulsados hacia fuera por el ventilador a través de un ducto de evacuación.
  • Cámara Estanca: Estos calefones son herméticos, no consumen oxígeno del interior de la habitación, ya que lo obtiene desde el exterior mediante un ducto doble coaxial. Esto permite, por un lado, la entrada de aire y por otro, expulsa el monóxido y los gases producidos por la combustión, gracias a la ayuda de un ventilador incorporado en su interior.
  • Lo que debes saber de los Termos?

    Los termos poseen un depósito conectado a la red de agua de la vivienda que lo mantiene permanentemente lleno de agua, el cual puede ser calentado mediante gas o electricidad dependiendo del tipo de termo. A medida que se utiliza el agua caliente del depósito, se va recargando y se produce su calentamiento en forma automática gracias a un termostato.

    Entre los componentes de un termo se distinguen: El depósito, comúnmente de acero inoxidable o hierro; el quemador de gas (en caso de funcionar mediante esta energía) ubicado en la parte inferior del receptáculo; los conductos de entrada de agua fría y salida de agua caliente; el termostato que regula la temperatura del agua según se programe; el ánodo o barra de magnesio, ubicado en el interior del artefacto para proteger las paredes del tanque de la corrosión del agua.

    Dentro de la línea doméstica, los más pequeños suelen ser de 30 litros y los más grandes, desde 150 hasta 200 litros. Mientras que para otro tipo de uso se necesitan los industriales, que abarcan aproximadamente desde los 250 litros en adelante.

    ¿Qué debes considerar antes de comprar un Termo?

  • La cantidad de integrantes que conforman la familia.
  • El número de baños que posee la casa o departamento.
  • Necesidades de consumo máximo en un tiempo simultáneo, por ejemplo, si se necesita agua caliente al mismo tiempo en más de un lugar, ya sea en lavamanos, duchas).
  • El tipo de uso: si es residencial o comercial.
  • Si deseas un termo eléctrico o a gas (de acuerdo a tus necesidades).

    Tipos de Termos:

    Existen los termos eléctricos, que son aquellos de uso más común y están los termos a gas, que se utilizan particularmente para empresas.

  • Termos eléctricos:

  • Este tipo de termo se utiliza generalmente para departamentos, casas, asimismo, para micro empresas como peluquerías pequeñas donde existe un solo baño.
  • Son de fácil instalación, y no requiere estar en un recinto ventilado.
  • Poseen energía limpia.
  • Los termos eléctricos que tenemos en Sodimac.com van desde los 30 a los 1.000 litros.
  • Cuadro referencial de rendimiento

    Ver termos eléctricos aquí

    Termo a gas:

  • Este tipo de termos es utilizado para grandes empresas y requiere, por supuesto, instalación de gas.
  • El sistema privilegia el ahorro y la eficiencia energética, para satisfacer las necesidades de las personas que trabajan periódicamente en dicho lugar.
  • Cuenta con una rápida recuperación de agua.
  • Los termos a gas que encuentras en Sodimac.com van desde los 80 a los 700 litros.
  • Cuadro comparativo entre un termo de alta recuperación y un termo normal

    Cuadro referencial de rendimiento

    Ver termos a gas aquí

    Cuadro comparativo entre Calefón y Termo

    Mayor eficiencia y ahorro para el hogar

    Te invitamos a ahorrar energía con los calefones más eficientes y seguros, los cuales cuentan con las mejores tecnologías: electrónicas, automáticas, ionizadas, etc. con los más innovadores sistemas que ofrecen máxima seguridad, comodidad y ahorro energético. Por esto mismo, a la hora de elegir un calefón no dudes en Sodimac.com, ya que tenemos las opciones más convenientes para el hogar.

    ¿Cuáles son los calefones que ayudan a la comodidad y al ahorro?

    Los calefones que ayudan a ahorrar son los ionizados eficientes ya que no tienen una llama piloto con fuego constante, por lo que se encienden cada vez que se abre el agua caliente. Además existen algunos modelos que mantienen una temperatura programada sin variaciones según el caudal de agua.

    Sabías que…

  • Por cada metro de cañería se pierden 0.5 grados aprox., es decir, a mayor distancia más fría se obtiene el agua. Si puedes, cubre las cañerías con un aislante, esto evitará la pérdida de calor.
  • La distancia máxima recomendada en relación a los puntos de consumo para instalar un calefón es hasta 15 metros.
  • La distancia máxima recomendada en relación a los puntos de consumo para instalar un termo es de 10 metros.
  • Consejos

  • La instalación y mantención anual de calefones y termos la debe realizar personal autorizado por la Superintendencia de Electricidad y Combustible (S.E.C.), ya que si la instalación está mal hecha puede causar graves accidentes al interior del hogar.
  • Si tu calefón presenta problemas, no lo retires, llama al "Servicio Técnico Autorizado". Los cambios se realizan con boleta o factura. Cualquier manipulación del producto por personal no autorizado provocará pérdida de garantía.
  • Se recomienda instalar el calefón fuera de la casa o en un lugar bien ventilado, ya que consumen oxígeno mientras funcionan. Tampoco debe ir al interior del baño o en la parte superior de la cocina o sobre los artefactos del sanitario.
  • La nueva normativa dicta que las instalaciones de calefones deben ser realizadas con ductos de 0.8 mm y no de 0.35 mm.
  • Si se instala en el exterior el calefón debe protegerse con un gabinete con toldo de material especial no combustible que evite que entre el polvo, agua, lluvia y viento hacia el calefón.
  • Precauciones

  • El monóxido de carbono que libera el calefón al funcionar es un elemento mortal, ya que no es fácil detectarlo y provoca la pérdida de conciencia en quienes lo respiran hasta provocarles la muerte.
  • La Superintendencia de Electricidad y Combustibles exige desde el año 2003, que todos los calefones cuenten con un dispositivo que permita el control de la evacuación de gases. Este dispositivo bloquea el calefón en cuanto detecta problemas en su funcionamiento.
  • No uses el calefón si presenta los sgtes. problemas: conducto de evacuación fuera de su sitio, si existe suciedad u hollín en él o alrededor, si hay manchas amarillas en la llama, si ésta saca chispas o si existen explosiones pequeñas al usar el agua caliente.
  • Te sugerimos revisar siempre el calefón y preocuparse de que funcione adecuadamente. Si compras uno nuevo, fíjate que sea de buena calidad. Los calefones nuevos incluyen una sonda de seguridad en la parte interior, la que corta el gas en caso de fuga.
  • Los calefones estándar tienen una llama piloto para encender el quemador, por lo que se recomienda apagar cada vez que lo dejes de utilizar, de esta manera, evitarás un consumo excesivo de gas.
  • Si utilizas el calefón y el agua está muy caliente, no es necesario que la mezcles con agua fría. Puedes reducir el paso de gas de tu calefón, bajando la intensidad de la llama y disminuyendo la temperatura del agua. De esta manera, estarás ahorrando gas; es más conveniente aún en verano.