Poda estructural con forma piramidal - Proyectos Mantenciones y Reparaciones | Sodimac.com

Poda estructural con forma piramidal


Aunque en la naturaleza las formas de los árboles vienen pre-establecidas, algunos ejemplares se van desordenando a medida que crecen, pero es posible definir o modificar sus formas a través de podas. El caso más exacerbado es el del arte topiario, que busca realizar verdaderas esculturas vegetales. En general, los árboles de crecimiento lento requieren poda mínima, sin embargo, en algunos casos es conveniente definir mejor su estructura a través de una poda de formación.


Descarga el PDF de este proyecto aquí

Antes de comenzar

¿Cuándo podar?

Para determinar el mejor momento para podar, es necesario tener en cuenta la susceptibilidad al frío de la especie. Mientras más susceptible, más tarde habrá que podar. Recordar que, en más de algún caso, la resistencia irá aumentando a medida que la planta envejece.
Lo ideal es estructurar la forma antes de que las ramas sean muy gruesas, para que, tras la poda, no asomen unos cortes muy notorios, que den mal aspecto y dejen expuesto al árbol a la entrada de enfermedades.
El tejo tiene la característica de ramificar en cada corte, de modo que, de un año para otro, se vuelven a cubrir esas puntas.
Realizar dos cortes de mantenimiento al año, para que no vuelva a ocurrir la pérdida de forma.

Paso 1 - Fijar unas guías en la parte superior

Preparar una cuerda suficientemente gruesa como para ser utilizada como guía y que permita atarla y tensarla sin problemas.
Calcular la cantidad de metros que necesita para abarcar toda la extensión del árbol, considerando la altura y el diámetro de la base del árbol.

Empezar afirmándola desde el vértice superior del árbol y dejarla caer hasta el suelo.
Seguir fijando así varias cuerdas más, abrirlas y distribuirlas a nivel de la base hasta una distancia máxima de 1 metro.

Paso 2 - Fijar las guías en la base

Tensar bien la cuerda y fijarla ahora desde el suelo, utilizando clavos, puntas de acero y/o alambres. Amarrar la cuerda adecuadamente. La idea es definir mediante estas cuerdas la dirección de los cortes, de manera de conseguir una forma perfecta, lo más homogénea posible.

Paso 3 - Empezar a podar desde abajo

Usando anteojos de seguridad, empezar a podar.
Tomar firmemente un cortador eléctrico de arbustos y empezar a recortar las ramas sobresalientes de la parte baja del árbol, guiando la herramienta por la dirección de las cuerdas.

Recomendación

Siempre que corte, utilizar herramientas en buen estado y muy bien afiladas.

Paso 4 - Seguir podando por arriba

A medida que sube con la poda hacia la parte alta del árbol, empezar a trabajar sobre una escalera.

Recomendación

Asegurarse que la escalera sea suficientemente larga y quede apoyada correctamente. Si es preciso, ponga una tabla sobre el suelo para emparejar la base de apoyo.

Paso 5 - Retirar los restos

Mientras avanza, hay que ir extrayendo de entre medio de las ramas los restos de la poda. Hay que limpiar también el suelo.
Una vez terminado, retirar todas las cuerdas y las fijaciones utilizadas a nivel de suelo.
Si es preciso, aplicar en los cortes desinfectante "Cortes y Podas".

Paso 6 - Fertilizar

Para potenciar los nuevos brotes, es conveniente reforzar la poda con una fertilización nitrogenada, aplicada en el período de crecimiento de la planta.
Para el tejo, utilizar abono especial para coníferas.
Los tejos requieren tierras muy bien drenadas. Si está plantado en un terreno muy ácido, lo beneficiará si incorpora algo de cal.

¿Dudas con este proyecto? Escríbenos a hum@hagaloustedmismo.cl