Sodimac.com | Parrilla a gas o carbón: mitos y verdades

Parrilla a gas o carbón: mitos y verdades

Descubre los mitos y verdades acerca de los asados a parrilla, y disfruta sin prejuicios esta temporada. ¿A gas o carbón? Tú decides.




Mitos y verdades

La parrilla a gas deja un desagradable sabor a gas: MITO

Eso es completamente falso. Aunque esta parrilla puede entregar un sabor distinto al que caracteriza al carbón, esto no se debe al gas.




En una parrilla a carbón también puedo tener el control del calor: VERDAD

Es cierto que en una parrilla de carbón no podemos controlar con exactitud la temperatura de la parrilla, pero sí podemos medir la intensidad del calor. Y la solución es simple: mueve el carbón al área donde deseas que esté más caliente. Así, puedes tener distintas zonas de calor para cada tipo de corte.


Lo mejor para encender una parrilla a carbón es aplicar un combustible: MITO

Agregar combustibles como aceite, alcohol, cera o parafina, además de ser poco saludable, generará mayor cantidad de humo tóxico con olor al combustible, lo que perjudicará el sabor de tus asados, por lo que está lejos de ser la mejor opción de encendido. 




La parrilla NO es exclusiva para los amantes de la carne: VERDAD

Hoy en día aunque no consumas carne puedes disfrutar de una rica parrilla con verduras, pescados y mariscos. Existen variados utensilios perfectos para asar estos productos y un sinfin de recetas que puedes experimentar. Solo debes tener un poco de imaginación y listo. 


Está prohibido usar parrillas a gas en edificios: MITO

Este es uno de los típicos mitos de asados. Y felizmente sí se puede. La normativa vigente permite cilindros de hasta 15 kilos en artefactos móviles como estufas y parrillas.


Pero claro, hay que cumplir con medidas de seguridad básicas como utilizar el cilindro en un lugar con ventilación, lejos del calor y de fuentes eléctricas; verificando que la manguera que lo conecta con la parrilla esté diseñada especialmente para eso y que esté en perfectas condiciones. Y otro factor importante que no puedes dejar pasar, es el reglamento de la comunidad. Siempre será mejor preguntar si están permitidas estas parrillas donde vives.




Como puedes ver, las ventajas de cada una de estas parrillas seguirán en disputa por mucho tiempo más, ya que existen varios mitos en torno a los asados. Lo importante es seguir aprendiendo ¡y echando carne a la parrilla!



Categorias relacionadas