Sodimac.com | Tips de seguridad al hacer un asado

Tips de seguridad al hacer un asado

Los accidentes están a la orden del día, y con el fuego, los riesgos aumentan aún más. ¡Pero calma! Con los siguientes tips, te convertirás en un auténtico experto de seguridad en asados.



Antes de asar

Preparando la parrilla

  • El primer paso para un asado seguro es instalar la parrilla, ojalá al menos a 5 metros de cualquier edificación, lejos de materiales inflamables y árboles de ramas largas.

  • Instala la parrilla sobre una superficie pareja que no tenga movimientos, para evitar volcamientos.

  • Si cuentas con una parrilla a gas, el cilindro debe encontrarse sobre una superficie plana. La manguera no debe estar torcida ni tensa y es importante que esté en buenas condiciones.


Cuidando la comida

  • Verifica la calidad y procedencia de los alimentos a consumir. Cómpralos en lugares establecidos y certificados.

  • Mantén el área de preparación de alimentos limpia, al igual que los accesorios de cocina. Lava tus manos antes de empezar y evita la contaminación cruzada de alimentos, utilizando diferentes utensilios para crudos y cocidos.

  • Pese a que se recomienda airear la carne antes de asarla, no debe permanecer mucho tiempo sin refrigerar, ya que puede descomponerse. Utiliza bolsas isotérmicas o neveras portátiles en caso de que te encuentres al aire libre para mantener la cadena de frío.


Durante el asado

Pon atención a la parrilla

  • Mantén alejados a los niños de la parrilla y de los fósforos. Es muy peligroso para ellos, ya que pueden terminar con quemaduras e incluso provocar un incendio. Tampoco olvides estar pendiente de las mascotas.
  • Evita usar sandalias, cuida tus pies de las chispas que puedan caer al piso.
  • Para encender las brasas, no utilices líquidos inflamables. Mucho menos cuando el fuego ya está listo.
  • Prefiere utensilios de mango largo para asar, así evitarás acercarte demasiado al fuego y lastimarte las manos.
  • En caso de incendio, nunca arrojes agua sobre una parrilla con grasa: hazlo directamente sobre el fuego. Y si el incendio se ha vuelto incontrolable, lo primordial es hacer uso de un extinguidor.

Después del asado

  • Cuando arrojes las cenizas del carbón, debes asegurarte de que estén frías y de que no haya riesgo de que puedan volver a encenderse.

  • En el caso de las parrillas a gas, recuerda siempre cortar el paso de gas desde la perilla de control del artefacto y en el mismo cilindro.



Como ves, es posible disfrutar un asado tranquilo, adelantándose a los riesgos y tomando medidas básicas de seguridad en asados como las que compartimos contigo. ¡Ponlas en práctica en tu próxima parrillada!





Categorias relacionadas